Mi locura y él ...

>> sábado, diciembre 29

"El auténtico amigo es el que sabe todo sobre ti y sigue siendo tu amigo". Kurt Cobain

Domingo, es de día, ¿qué hacen otras chicas mirándose al espejo? El tiempo pasa y nadie me comprende, y quiero que el tiempo pase, y que pase muy rápido, que acabe este tiempo de las preguntas. En la superficie me refugio en el trabajo, me pudre, pero me mantiene ocupada.

Suena el teléfono, es mi amiga, la escritora, siempre tan dulce y frágil a pesar de su aparente control del universo, si ella cambiara un poco su cosmovisión creo que la entendería, por ahora sólo la quiero, y mucho. Iré a su casa.

Puertas, rejas, grifo, bus, trebol, combi, rejas, vigilante, amiga... historias divertidas, nunca me ocurrirán, libros, consejos, amigos, desconocidos, apuntes, anécdotas de clases, amigo, respeto, ese eres tú, tampoco te entiendo, te debo mantener lejos, te debo acercar a alguien, no te conozco, así está bien, me dan miedo tus abrazos, los recibo, respiro, te retiro con mis pensamientos, pero tu piensas más. Ella me está mirando, sabe que me he ido, me devuelve a la superficie, a veces sabe muy bien lo que necesito.

Me siento como una miserable chica con una miserable vida, lucho contra mi, lucho contra mi alter ego, la envidio, la amo. Ya no hay ruidos en la calle, el domingo muere junto a mis últimos pensamientos.

Alguien ha vigilado tu sueño hasta su consumación, quiere entrar en ti pero todo está cerrado en esta casa sin ventanas donde nadie se atreve a tocar la puerta; sueñas la eternidad. Y lo nerviosa que estabas al oir como te dictaba tus pensamientos. Y lo mucho que necesitas la aprobación de los demás, y lo mucho que necesitas aparentar que todo está bien, que nada te molesta, que eres "especial", y te ocultas debajo de todo eso, encima de todo eso, detrás de todo eso, delante de todo eso. Te gusta que él siga allí, nervioso a tu lado, que sea siempre tan divertido, que te necesite, que se asuste, aunque haya ese otro raro incomprensible y muy predecible, y siga allí a pesar de que un abismo enorme los separa, es tan simple, nisiquiera tienes que entenderlo, él es sólo los aplausos y un poco de estupidez ... ¿qué necesita?... jamás te habías preguntado como hoy ¿qué necesita?... tiemblas.

Suena febril como una oración en una catedral vacía, como las 5 de esa mañana, y tus pies hundidos en el barro al borde del camino, siguiendo a tu padre, y el dolor que guardabas bajo la lluvia de medio día, y las posadas, y la caminata cada vez más larga, y ese rio en el que casi caes, y esa hamaca verde olivo donde descansaste tu alma, y esa sonrisa tan antigua, tan real. Y luego ese camión, que algunas pocas horas después te llevó a casa. Una parte de mí no llegó nunca, sigue perdida en algún lugar.Volví por ella muchas veces, ya no está, ya no puedo verla, y ese vacio se convirtió en mi caminante...hablo con él muchas veces, y otras tantas este caminante habla por mi. Esa es la razón por la que soy tan bueno contigo, por eso no me ofende lo que explicas a los demás acerca de mi. Por eso es que nunca confundí las cosas. Por eso es que apesar que ya no estoy no he desaparecido sino que estoy cada vez más cerca. Mientras menos sé de tí más cerca de ti estoy Joze Luiz. Puedo olerte, aún hay cosas que nunca hicimos, y hay promesas que cumplir ¿recuerdas?

Piura. 0:30am 27dic2007


El Espejo - H.R. Giger

2 comentarios:

Arturo 21:17  

te falto la frase conocida al inicio de tu post

Joze Luiz 23:34  

No faltó, no se me ocurría...pero ya la tengo...

Lorem Ipsum

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP