¿Dónde y con quién estarás ahora, poesía?

>> miércoles, octubre 31

  • Alguien (quizás yo): Ya te habrás dado cuenta que ella le gusta a más de uno, ¿no?.
  • Otro alguien (quizás yo): Previsible. Te digo algo, no nos conocemos mucho todavía pero tengo la certeza de que sabe volar. El problema es mi autonomía de vuelo.
  • Alguien (quizás yo): El problema es que uno de esos "más de uno" estará en el cielo dentro de poco, y tú como siempre apenas centimetros encima del suelo, seguirás esperando por la que ya pasó.
  • Otro alguien (quizás yo): Permíteme creer en el destino.
  • Alguien (quizás yo): Justamente porque creo en el destino es que estoy seguro que estás dejando de confiar en tí, "tú destino es con la menos pensada", recuerdas esa frase. No sé que decirte, bueno, si sé, lo que no sé es cómo decírtelo.
  • Otro alguien (quizás yo): Sé directo. Pero te adelanto; no he dejado de confiar en mí, es más ella sólo ha visto mi lado más errático: descuidado, insistente, sobre preocupado, indiferente, ególatra... Y he sido perfectamente consciente de ello, pero nunca estuvo en mis manos cambiar de accionar, por eso te digo que sabe volar. Ya sabes, esa intuición mia suicida.
  • Alguien (quizás yo): Con quién crees que hablas. Tú no eres así. Bueno, quizás un poquito, pero exageras, tus defectos son otros. Pero dime, ¿Qué es lo que quieres de ella? ¿Qué es lo que quieres darle a ella?.
  • Otro alguien (quizás yo): Ni siquiera necesito pensarlo mucho, en cuanto me lo preguntaste lo vi claro: Darle autonomía de vuelo y todo lo que mi biografía me ha dado, todo lo que descubra de mí. Y quisiera aprender su forma de volar, algo me dice que puede funcionar.
  • Alguien (quizás yo): ¿Sabe que levitas? Tal vez nunca lo vea. No verá más de lo que puede ver, independientemente de lo que tu hagas. Y todo lo que vea será exactamente la verdad. Pero puedes hacer más que pensar mientras le dan lecciones de vuelo. Porque respecto a los otros está de más decirte: Ninguna mujer tiene dueño, nisiquiera cuando ellas reclaman a alguien como suyo.

Ambos se van... Uno (o quizás ambos) se sienta, escribe una que otra cosa, revuelve su tasa de café amargo, como el grueso de los dias aquí, y piensa: tiene razón, alquien no me extraña, no me necesita. Y debo confiar más en mí. Y ahora no sé cómo ni con qué pretexto... Pero mañana saldrán sus manos a tender soles en el aire. No preparar nada más que mi alma para ser yo mismo. Lo único que siempre sirve.

FIN DEL POST

4 comentarios:

Anónimo 1:19  

Gran verdad mi amigo, si ella sabe volar a su modo es perfecto...lo diferente siempre se complementa mejor... éxitos!!! buen y loco blog!!

Joze Luiz 1:58  

Anónimo, más que por los éxitos y por lo de bueno, muchas gracias por lo "loco"...saludos

Nadha 8:36  

me gusta este lugar. gracias por tenernos.

Joze Luiz 13:51  

¿Tenerte?, ya quisiera... gracias a ti!

Lorem Ipsum

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP