De concierto en concierto...

>> sábado, enero 12

"Y así es como los que nos iluminan son los ciegos. Así es como alguien, sin
saberlo, llega a mostrarte irrefutablemente un camino que por su parte sería
incapaz de seguir." Rayuela - Cortazar


Jueves, ya caía la noche... Enrumbamos a los Reyes Rojos, al conciertecho, sabíamos que ese no sería el paradero final, siempre es así. Plaza de Barranco, nos miramos...¿vamos a respirar mar? En pocos minutos llegamos a la playa. ¿Y después a dónde? Miraba yo de reojo a César, no lo sé, respondí, lo de siempre. De regreso había mucha gente en el Concierto, mucha gente conocida, pero decidí seguir con la pandilla. La estética techera, esa que no funciona pasando el Rio Rímac, me pareció acogedora, cosa rara. ¿Ustedes son de techo? un sonriente t-chero nos inquirió. No, sólo pasábamos por aquí. ¿Pero conocen a alguien? continuo. Re preguntamos ¿Buscas a alguien? No, no... Ah bueno, ojalá te pudiéramos ayudar, pero me imagino que no.

Space Bee, coincidimos todos, estuvo bueno, pero además en que deberiamos ir a ver a Heroe Inocente el dia sábado ...

Salimos antes del final, regalamos buena onda, agradecimos a todo mundo, felicitamos. La próxima compramos entradas y no venimos recriminó César. La próxima no te traemos. Risas. Ahora tienen que soportarme... a caminar!

Empezó la marcha. Recordé que Zaj quería ir, tal vez esté con el super Soto, para darle más artificialidad a su verano. Procuré una vuelta en círculo para presentarlos. Nunca los ví, tampoco los busqué, era noche para encontrar, no para buscar.

Encontramos al buen Ezio, dijo que lo suyo se enfrío, que no entendía los dilemas emocionales de otros, nadie entendió a qué se refería, nadie preguntó. ¿Nos acompañas? fue lo único que atinamos a decirle; puede ser respondió. Listo, 5 es el número de oro, para no hacer nada. Chachos hay algo en el Augucho me han pasado la voz... César guardó su celu, paró un taxi, ¿qué hora es? No preguntes, nos vamos. Llegamos, era una especie de fiesta patronal, Ezio estaba asustado, decidimos dejarlo sólo, él aprende a nadar rápido. De pronto el atronador sonido de 10 saxofones lleno de un sonido envolvente e intenso todo el lugar, era casi místico, ya estaba bebiendo la tercera botella de un licor rarísimo, a mi derecha un estudiante de sociología de último año de la PUCP y un vendedor de libros de Amazonas discutían sobre Hermann Hesse, en mis oidos aún retumbaban los saxofones. Empezó el sonido del arpa, el sociólogo cayó al piso, no recuerdo su nombre, aunque estimo que me lo habrá dicho un par de veces. Lo dejé en un taxi rumbo a Monterrico, placa SQP 749. El cielo naranja anunciaba que ya amanecía. César y Gustavo estaban cantando todo el repertorio de Héroe Inocente. A Jesús María a dormir, el depa siempre cuidadosamente desordenado, con las colchas siempre limpias a la espera de las visitas.

El sábado no creo que la haga , me corto el pelo, y siempre el primer dia me siento incómodo. Pero me llaman si hay algo que hacer arder. OK. Cerré los ojos. Cuando desperté ya sólo éramos tres. Preparé café, lo bebí lentamente, volvió el sonido de los saxofones a mi mente, ahora era relajante. El café sobrante lo dejé en el termo. Abrí la puerta y me fui. Ojalá que no pase otro año hasta que los vuelva a ver.

Fin del post

2 comentarios:

Zajnóstiko 14:34  

Ese jueves... estaba en clases de Inteligencia Artificial (demasiado artificial) y no pude ir. No estuve tan triste por eso porque sabía que el sábado la pasaría bien en el Rock en el Parque, pero me cagaron: Se postergó (problemas entre municipalidades, locales y posiblemente organizadores). Eso significa que estoy jodido =). Al final todos se fueron al Conciertecho y disfrutaron algo, los odio =)

La paz U_U

Joze Luiz 17:57  

Zaj... Como diría James Hetfield "Don't wasting my hate on you..." en este caso en mi... Al final nunca nos vimos en el Rock al Parque X... parece que faltaron 20 romanos...

Lorem Ipsum

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP